Samsung Galaxy se comen las acciones de Apple